martes, 17 de marzo de 2009

Sobre el Plan de Ayutla

El Dr. Marcial Rodríguez Saldaña, destacado profesor universitario, nos envía su colaboración semanal con la que participa en el periódico EL SUR:
.
El Plan de Ayutla
Marcial Rodríguez Saldaña

.
El pasado primero de marzo, se conmemoró un aniversario más del Plan de Ayutla diseñado por don Juan Alvarez Hurtado en la hacienda de la Providencia y proclamado por Florencio Villarreal en esa población, de esa fecha de 1854.
1. El primer considerando del Plan de Ayutla, refleja el ambiente político y social de la mitad del siglo XIX en México, al señalar: “Que la permanencia de Antonio López de Santa Ana en el poder, es un amago constante para las libertades públicas, puesto que con el mayor escándalo, bajo su gobierno se han hollado las garantías individuales que se respetan aún en los países menos civilizados”, así concluye el proemio del llamamiento a recuperar la libertad del pueblo.
2. La generación de patriotas que luchó por la independencia de México de 1810 a 1821, Hidalgo, Morelos, Guerrero, Abasolo, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario y tantos más, heredó a la siguiente generación las ideas libertarias, nacionalistas, republicanas y federalistas; entre ellos, hubo algunos insurgentes que muy jóvenes se integraron a esa gesta heroica como Juan Alvarez, quien logró sobrevivir a las batallas y ver la edificación de la nueva república.
3. La construcción de la naciente nación mexicana después de la consumación de la independencia hecha por Vicente Guerrero Saldaña e Iturbide en 1821, se desarrolló al fragor de muchas batallas entre los conservadores y los liberales; al principio Iturbide quiso aprovechar para sí mismo de la independencia al proclamarse emperador, en tanto que los liberales defendieron y triunfaron en la idea de formar una república; ya instalado el congreso constituyente de 1822-1823, la contienda fue entre los partidarios del centralismo y el federalismo, que finalmente ganó al establecerse en la constitución federalista de 1824.
4. Los anhelos de paz de los mexicanos de la época, quienes habían vivido más de una década de guerra fraticida por la independencia y buscaban la estabilidad de la nueva república, permitió que personajes abusaran de la nobleza y paciencia del pueblo, como Antonio López de Santa Ana, quien fungió once veces como presidente de México.
5. Santa Ana es el prototipo, el modelo, la fuente de inspiración, el “santo” de los mercenarios de la política, de los “hombres mediocres” de los que habla José Ingenieros, que se cambian de un partido a otro sólo para saciar sus ambiciones personales aviesas de poder; en su oprobiosa carrera política, Santa Ana se unió a los realistas para luchar en contra los insurgentes, enseguida a los insurgentes para combatir a los realistas, luego a los monarquistas para atacar a los republicanos, después apoyó a los liberales en contra de los conservadores y finalmente se unió a éstos para exterminar a los liberales.
6. La irresponsabilidad de Santa Ana provocó que México perdiera en 1848 más de la mitad de su territorio nacional, al entregar a los Estados Unidos: California, Nuevo México, Nevada, Arizona y Colorado; no conforme con esto, se autoproclamó Alteza Serenísima a imagen y semejanza de los reyes europeos con lo que abrogó la república mediante golpe de estado, lo que generó una inconformidad de la generación de liberales como Benito Juárez, Melchor Ocampo, Ponciano Arriaga, José María Mata, quienes fueron exiliados a Nueva Orleáns, en Estado Unidos.
7. Santa Ana centralizó el poder y comenzó a perseguir a sus opositores liberales para eliminarlos, por ello, el segundo considerando del Plan de Ayutla, en defensa de la libertad señala: “Que los mexicanos, tan celosos de su libertad, se hallan en el peligro inminente de ser subyugados por la fuerza de un poder absoluto, ejercido por el hombre a quien tan generosa como deplorablemente confiaron los destinos de la patria”
8. Santa Anna, enloquecido de poder se autodenominaba: el Padre de la Patria, el Guerrero Inmortal, el Cesar Mexicano, el Benemérito de Veracruz, el Héroe del Panuco, el Napoleón del Oeste; pero al paso del tiempo lo premiaron despectivamente con el sobrenombre de “La cucaracha” ya que no podía caminar por haber perdido una pierna, y el pueblo lo hizo inmortal como el ilustre “Vende Patrias”; para cubrir sus gastos suntuarios, obligó a los habitantes al pago de impuestos por cada ventana, balcón, cochera, caballo y perros que hubiera en las casas.
9. Frente al exceso y desorbitado cobro de impuestos, el tercer considerando del Plan de Ayutla señalaba: “Que bien distante de corresponder a tan honroso llamamiento, sólo ha venido a oprimir y vejar a los pueblos recargándolos de contribuciones onerosas, sin consideración a la pobreza general, empleándose su producto en gastos superfluos y formando la fortuna como en otra época, de unos cuantos parásitos.”
10. Llama la atención, que en la conmemoración del Plan de Ayutla, hecho tan significativo para la nación, el gobierno federal envíe a funcionarios de quinto nivel y que no se haya realizado el evento en el lugar de su proclamación, en Ayutla; es un mal mensaje que el gobierno de ese municipio abandone su plaza para refugiarse en la capital del Estado para celebrar tan memorable hecho histórico en otro lugar, ¿Hay ingobernabilidad en el municipio? ¿No se puede realizar un evento público en Ayutla? ¿No hay quien garantice la seguridad de la población? ¿Hay temor a las protestas de los indígenas por el asesinato de sus dirigentes? ¿Hay pavor a poderes fácticos que azotan el municipio mediante violaciones a los derechos humanos o desatando violencia?
12. La hacienda “El Lencero” de más de ocho hectáreas, ubicada cerca de la ciudad de Xalapa, Veracruz, en donde vivió el dictador Santa Ana, se encuentra convertida en un museo muy bien conservado, con vastos corredores, capilla, lago, fuentes, árboles frondosos, embellecido con jardines y flores que desprenden perfumes de los que gustaba “Su Alteza Serenísima”, mientras que el casco de la hacienda y la casa en la comunidad de la Providencia, Acapulco, en donde vivió y murió el insigne liberal Juan Alvarez se encuentra en ruinas -paradojas de la historia de México-; bien valdría que los gobiernos federal, estatal y se abocaran a su reconstrucción y establecer ahí el museo liberal de México.
13. El Plan de Ayutla encabezado por Juan Alvarez que restauró la república frente a la dictadura, que recuperó las libertades de la nación, que construyó las nuevas instituciones liberales de la patria en la Constitución de 1857, es una proclama histórica de México a la par de las declaraciones de independencia y libertad de Hidalgo y Morelos y de los planes revolucionarios del Partido Liberal de los hermanos Flores Magón, del de San Luís de Francisco I. Madero, del de Ayala de Emiliano Zapata; por ello ante la proximidad del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana, debemos recordar y enaltecer los acontecimientos más gloriosos de nuestra historia.
.
Presidente del Consejo Ciudadano para la Celebración del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana A.C.
mrodriguezsal@hotmail.com
[PUBLICADO EN “EL SUR” EL 9/03/09]